Historia del hombre que presuntamente asesinó a su hermanastro en Villamaría.

Comparte esta noticia

A un sujeto una fiscal de la Seccional Caldas le imputó los delitos de homicidio simple y porte ilegal de armas de fuego, luego de que al parecer le disparó a José Anderson Pérez Ciro en medio de una discusión por diferencias familiares.

La víctima falleció a raíz de las heridas.

El detenido aceptó los cargos endilgados y un juez de control de garantías le impuso medida de aseguramiento en detención domiciliaria; sin embargo, deberá presentarse a las audiencias a las que sea citado, tener buena conducta individual y familiar, y no puede salir del país y del lugar en que reside.

Los hechos se registraron el pasado domingo 24 de enero a las 9:40 a.m. en la calle 4 con carrera 4ª de Villamaría (Caldas), donde la víctima y el presunto agresor (hermanastros) departían con dos amigos e ingerían licor.

Los testimonios indican que el fallecido comenzó a reclamarle al hoy sindicado, porque según él, su familia lo humillaba con frecuencia, pues su madre es la actual compañera sentimental del padre del este último.

El supuesto victimario hizo caso omiso y le dijo que no quería problemas y tampoco pelear, pero su hermanastro le seguía insistiendo y le habría dicho, según las versiones, que lo matara. Al parecer, aunque el indiciado quiso irse, la víctima presuntamente lo persiguió y lo insultó.

De acuerdo con las versiones recopiladas, el hoy procesado habría reaccionado ante la presión y se presume que consiguió un arma hechiza con la que al parecer le disparó en el pecho y le provocó la muerte al instante a Pérez Ciro.

De acuerdo con los resultados de la necropsia entregados por el Instituto Nacional de Medicina Legal, Pérez Ciro además presentaba heridas con arma blanca en su cuerpo y golpes, pues se evidenció que por lo menos unas 10 personas lo agredieron antes de que Duarte Arias supuestamente le disparara.

El hoy procesado se movilizaba en su camioneta, pero al parecer, después de disparar, la dejó abandonada y se escondió entre unos matorrales.

Al percatarse de que la Policía iba a inmovilizar el automotor luego de hacer las averiguaciones respectivas, el hoy procesado salió de donde se ocultaba y confesó el crimen.

 

Comparte esta noticia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

RSS
Follow by Email
YouTube
YouTube
Instagram